Pajaritos, bravos muchachitos (2013)

Compartir

Perfumes sombríos, violas filosas que se elevan al infinito y letras que van directamente a las pantallas del mundo nuevo. En Pajaritos, bravos muchachitos, el Indio Solari continúa expandiendo sus temas recurrentes y se afirma en el lugar que le resulta cómodo: orfebre de estudio.

La lirica en la era de la informática

En estos últimos diez años, el Indio Solari pergeñó su propia industria, se trasformó en ícono y logró la carrera solista más exitosa jamás vista en la Argentina. Shows de convocatoria récord, una constante presencia en los medios de comunicación y, lo más ninguneado, cuatro discos de una factura altísima.

Con la edición de Pajaritos, bravos muchachitos, el calvo cantante mantiene la lúgubre-electro sombra compositiva que fue creando en cada nuevo álbum, pero como bonus se regala un rato feliz con viejos amigos. El trabajo cierra con “La pajarita pechiblanca“, que escapa al sonido de los once tracks restantes. El tema marca la anunciadísima participación junto a los ex Redondos Semilla Bucciarelli, Sergio Dawi y Walter Sidotti. Con un fuerte tono de comedia, merced a un saxo juguetón, más algunos aires gitanos por el acordeón del otrora bajista, la canción recuerda a “Blues de la artillería” y a “Aquella solitaria vaca cubana”, por la particular forma de cantar y el tono naif.

Las habituales letras románticas guitarreadas, marca registrada de Porco Rex (2007), están ausentes, salvo en dos oportunidades: “A la luz de la luna” y especialmente en “Había una vez…“, donde se esconde una nueva historia de amores cobardes y sueños desvanecidos (“el mundo sigue girando sin tu amor”). Con constantes variaciones en esa frenada que es su voz, Solari logra un nuevo hit mamila sin necesidad de un riff puntiagudo: “hacer la revolución con una canción de amor”.

De El perfume de la tempestad (2011) es el disco del que más paisajes sonoros sobrevivieron, como los bajos que alternan entre bailables y gruesos, los duelos de violas que se muerden, ocupan todas las hendijas posibles y se elevan hasta el infinito. Los vientos son usados solamente para provocar en tracks puntuales: saxo de Sergio Colombo en “Cada pequeña muerte”, trompeta de Miguel Tallarita en “Un par de fantasmas” y cuerdas en “Arca Monster”.

El tema de apertura, como es su costumbre, tiene toda una fuerza particular. “A los pájaros que cantan en las selvas de internet” es crudo, de corte marcial y operístico, por momentos recuerda lo plasmado en el disco Ultimo bondi. “Yo no tengo Twitter. De movida, porque es Babel. Ya todo el mundo debería saberlo. Vivimos una narración de la vida, ya no vivimos la vida, eso hay que aceptarlo”, le contaba el Indio a la revista Rolling Stone en diciembre de 2010, en una entrevista donde también afirmaba que usaba muy poco internet. Lo raro es la constante referencia en su poesía a las cada vez más abiertas fauces de la red y sus distintas trampas sociales. “Hasta hace poco la narración de la vida estaba en manos de la prensa. Ahora está en manos de todos. Nunca sabés si las cosas son ciertas o no: son probables.”

Desde el 2004 y el debut con El tesoro de los inocentes (Bingo Fuel), Baltasar Comotto adquirió un peso propio en cada material nuevo del ex Patricio Rey. Sus solos en las seis cuerdas, esas cabalgatas sonoras, son lo que da la cohesión al material registrado y trabajado de manera absoluta por Solari en Luzbola, su estudio casa de parque Leloir. Los arreglos, rabietas y melodías cargadas de distorsión y efectos de Gaspar Benegas, también influyen de la misma manera. Las violas destacan en “Beemedobleve“, “Las supersticiones traen mala suerte” y “Amok! Amok!“.

La lirica del Indio deja nuevos y cuantiosos slogans para la tablet de la dama y el smartphone del caballero. Curiosamente, la gran mayoría de las piezas terminan en un fade out, detalle para terminar de completar ese concepto de disco trabajado de a capas y capas en estudio.

Pajaritos, bravos muchachitos (2013)

2013 - Pajaritos bravos muchachitos 2BACK COVER

(01) A los pajaritos que cantan sobre las selvas de internet
(02) Beemedobleve
(03) A la luz de la luna
(04) Las supersticiones traen mala suerte
(05) Amok! Amok!
(06) Chau mohicano
(07) Arca monster
(08) Cada pequeña muerte
(09) Babas del diablo
(10) Había una vez…
(11) Un par de fantasmas
(12) La pajarita pechiblanca (Scherzo)

Tres temas tres:
Amok! Amok!” – “Había una vez…” – “La pajarita pechiblanca

* Reseña publicada en el número 18 de la Revista Rock Salta (diciembre 2013).

Comentar con facebook

comments

Dejar una respuesta