Perú tuvo su Revolución

Compartir

Sin dudas, Cosquin Rock nos acostumbró a los argentinos a festivales de talla mundial. El concepto del festival multidisciplinario que excede la música no es moneda corriente en Perú. CR llegó a revolucionar esto, y la primera edición fue todo un éxito.

Fito Páez fue uno de los artistas más convocantes
Fito Páez fue uno de los artistas más convocantes

Ante casi 15.000 personas, el municipio de Chorrillos recibió a Fito Páez, Residente, IKV y Fabulosos Cadillacs, que sumados a Carajo, Attaque 77 y GIT fueron el plato principal extranjero que esperaban los peruanos. Cumplieron con creces y dejaron a todos con ganas de más para el 2018.

Residente ante una multitud
Residente ante una multitud

No Te Va Gustar, La Beriso, Pastillas del Abuelo y Dread Mar I se presentaron temprano, ante un público que iba y venía en un predio armado de manera muy dinámica,  lo que permitía a miles de asistentes contar con opciones permanentemente.
Callate Mark (la banda del hijo de Vicentico) y los cordobeses de Hammer fueron las bandas emergentes que tuvieron la oportunidad de mostrarse ante un público nuevo.

Attaque 77 fue una catarata de hits
Attaque 77 fue una catarata de hits

De las bandas peruanas, Pedro Suarez Vertitz comenzó a juntar mucha gente, mientras que Touristas, Cuchillazo, UCHPA y Kanaku y el Tigre fueron los locales que le pusieron color y música al festival. We the Lion fue el encargado de cerrar el festival, tocando cerca de la medianoche.

Pedro Suarez Vertiz, la banda
Pedro Suarez Vertiz, la banda

También hubo actividades en el escenario alternativo, un espacio más pequeño que se armó para complementar los dos monstruos donde tocaban las bandas más importantes. No por pequeño se quedó atrás. Muchas bandas peruanas se presentaron ante mucha gente, Sr. Flavio dió una charla sobre su libro El Leon del Ritmo, de gira con LFC, el Zorro Von Quintiero junto a Victor Pintos deleitaron a cientos de personas y se proyectó,en dos partes, el Rockumental de Cosquin Rock.

El predio de 3 hectáreas tenía de todo. Juegos para chicos, activaciones de marcas, tiendas de masajes, tatuajes, barberías y merchandising oficial. El punto en contra fue que no se podía pagar nada en efectivo, ya que el sistema de pulseras que se utilizó para las compras sólo podía ser cargado en puntos de recarga con largas filas. Ajustando algunos detalles (precarga antes del festival o más puntos de carga y recarga), este sistema es muy bueno y dinámico.

 

Fotos: Peru.com

 

Comentar con facebook

comments

Dejar una respuesta