Puro presente

Compartir

Eruca Sativa, El mató a un policía motorizado y Los Espíritus brindaron conciertos a sala llena en Buenos Aires. Mostraron que el rock argentino actual dejó de ser una promesa para convertirse en una realidad cada vez más popular.

Fotos de Eruca Sativa por Sancho Zho
Fotos de Los Espíritus por Ivan Pinto
Fotos de El mató por Pablo Mekler

En menos de una semana, Eruca Sativa, El mató a un policía motorizado y Los Espíritus realizaron siete recitales en la Ciudad de Buenos Aires. Cinco fueron con entradas agotadas, uno ante más de seis mil personas. Todos sirvieron para presentar nuevas canciones y confirmar que el rock argentino post Cromañón ya no es una promesa a futuro sino una realidad que crece cada vez más en popularidad.

2017-06-22 ERUCA-LUNA-PARK-SHOW-SANCHO-11_redimensionar

El jueves 22, Eruca llenó el estadio Luna Park para presentar Barro y Fauna, su cuarto disco de estudio. Fue una actuación impecable plagada de invitados que no eran necesarios. El grupo bancó la parada con sus propias herramientas. Se destacó la capacidad vocal de Lula Bertoldi, que con sólo una nota sostenida hasta lo imposible en “Amor ausente” fue capaz de resumir todo lo que ofrece el power trío: polenta, virtuosismo y versatilidad.

Los artistas invitados sirvieron para que la noche tuviera un clima de celebración y para abrir diferentes puertas. David Lebón subió para hacer dos canciones de Seru Giran (“Noche de perros” y “Seminare”) y dar la bendición del bronce. El cruce con Abel Pintos probó que Eruca va más allá del gueto y apunta hacia la masividad que no reconoce dogmas. El guiño a la generación actual del rock argentino se dio en la versión de “Haku Malvin: El Visitante”, con un coro liderado por Gustavo Cortés, de Sig Ragga, y conformado por Barbi Recanati (Utopians), Luciana Segovia (Cirse), Julián Baglietto (Huevo), Nicolás Alfieri (Todo Aparenta Normal), Larro Carballido (Más que Uno), Luciano Villacé (Bigger), Luciano Farelli (Parteplaneta), Mariana Bianchini, entre otros.

Mientras Eruca representa el camino clásico del grupo profesional de rock, lo de El mató puede verse como lo opuesto. De la mano de una discográfica y gracias a un trabajo constante, el trío cordobés no para de crecer dentro de un marco estándar. Los platenses logran lo mismo desde el sector independiente y van más allá: sintonizan con la época y la redefinen.

Pablo Mekler

Los cuatro recitales de El mató en Niceto (en tres se agotaron las entradas) se realizaron los días 22, 23, 27 y 28 de junio. Sirvieron para presentar La Síntesís O’Konor, el flamante disco que ya tiene hits (“El tesoro”), además de canciones que están a punto de trascender (“El mundo extraño”, “Fuego”) y amplían la paleta sonora de la banda respecto a los trabajos anteriores.

La melancolía adolescente/veinteañera de la banda convoca a un público sensible que sueña con amores fisura de birrita en vereda y nostalgia por un pasado inmediato que no pudo ser pero que guarda un dejo de esperanza. Canciones para la generación que se jacta de procrastinar. Música que no cae en la cursilería autorreferencial de Facebook y está a salvo del cinismo de Twitter y la megaexposición frívola de Instagram. El mató es presente puro. Después de estos shows, probablemente sean cada vez menos los que dejen pasar el tren.

2017-06-23 Los Espíritus por Ivan Pinto 1

Los Espíritus presentaron Agua Ardiente, su tercer disco, en el Teatro de Flores, los días 23 y 24 de junio. La humedad que invadía Buenos Aires se multiplicaba dentro del teatro y los pisos mojados se asemejaban a los cuerpos apretados que bailaban, cantaban, se embriagaban con la Quilmes carísima y sentían calor y excitación por estar en el lugar correcto en el momento justo.

“No enseñes a tus hijos, pregúntales mejor”, dice la letra de “El viento”, la última canción del nuevo disco de la banda, que al igual que el anterior, el excelente Gratitud, suena absolutamente actual. La obra de Los Espíritus utiliza blues, psicodelia, dub y rock latino para pintar la decadencia suburbana de la Argentina gobernada por Cambiemos. En Flores, el público lo percibió de la misma manera y lo demostró al gritar en contra de Mauricio Macri en varios pasajes de la noche.

En contraste con los artistas que llenan estadios y utilizan el “nos vemos la semana pasada” de Intoxicados como un leitmotiv conceptual para el revival constante, Los Espíritus se dejan influenciar por Pity Álvarez para apuntar más al “esto lo estoy tocando mañana” de Cortázar. Por ahí también va la escena que representa realmente al rock argentino de estos días.

Comentar con facebook

comments

Dejar una respuesta