RockSalta.com

La web de rock federal

Senegal Grindcore Mafia en CABA

La banda tucumana llenó El Emergente en la presentación porteña de su nuevo disco.

Por Eduardo Marcé
Fotos gentileza Max Hanne

Hagamos un breve ejercicio de memoria. ¿Cuántas bandas de rock del NOA de los últimos años tuvieron una fecha propia en Buenos Aires? Producida por y para ellos y sin colgarse de ningún grupo con éxito. La lista es cortísima y, si no se escapa ninguna, incluye a 448, Karma Sudaca, en su momento Redd, Perro Ciego, y ahora podemos sumar en esta pequeña lista a los tucumanos de Senegal Grindcore Mafia, que llenaron de secuaces el local de El Emergente el sábado 7 de abril a la madrugada.

En esta nueva visita, SGM tocó junto Psicósfera y Sobre Tus Cenizas. Psicósfera es instrumental, experimental, climática por momentos, y se acerca al doom o black. Lo de Sobre tus Cenizas es más cercano al metal moderno, en formato canción, pero no por ello con cierto cuelgue y gran desempeño de su cantante.

“Como que nada que ver con la música, papá”: el comienzo de “Doble yema”, quinto track de Ido y Lúcido, que en vivo tiene la voz del guitarrista Gaspar (como el resto de la canción), fue coreado por varios de los fans presentes. Los Senegal no tienen canciones con estribillos fáciles (bah, no tienen estribillos), no subestiman a su público con convenciones, y aún así siempre hay un riff para tararear, un corte para mover la cabeza o una parte que de tan intensa te hace saltar, y para que la gente aproveche para hacerse sentir.

Antes de “Doble yema” habían pasado las tres primeras canciones que repiten el orden del disco: “3DXH”, “Rocco invade Polonia” y “Está estallada”. La lista tuvo el acierto de cortar ese orden para intercalar “Los sobrevivientes de Armstrong”, bonus track instrumental del disco, que tuvo una versión a banda completa con el bajo de Pablo y la batería de Germán, mucho más experimental, libre y volada, donde se iluminó un cartel de leds en el fondo con el diseño del disco, parte de un laburo de iluminación muy profesional. Esta suerte de intermedio sirvió también para aflojarle la carga a la voz de Raúl, que se limitó a sacarle sonidos climáticos a su guitarra, que no es poco.

El Emergente, ubicado a pocas cuadras de otros locales como Ladran Sancho o el Centro Cultural Matienzo, tiene radio online y otros espacios para muestras, barra adelante y la sala donde se hacen los shows, con un sistema básico de sonido que cumple perfectamente con su función teniendo solo una caja de 2×15” y driver (orientados a la gente colgados desde el techo) y un sub por lado, evitando así esas pilas de bafles que encima achican el escenario y molestan a la visual. Comparándolo con algo, es más angosto y corto que el Robert Nesta, y SGM lo llenó con algo así como 250 personas, entre los que fueron a verlos y los que se apiolaron y se quedaron desde el turno anterior. Sí, tiene dos turnos, algo muy poco práctico en el NOA, pero que en Buenos Aires es bastante usual es las salas de shows.

Después de esa calma que antecede al huracán que fue la parte instrumental, terminaron la presentación del nuevo disco con “Un cinto y un placard” y la ya citada “Doble yema”, para recordar algunas del primer disco, en este caso un medley entre “Queme oren” y “Azúcar en la espalda”, cerrando con “Cuidado con ese sapo”, la primera muestra que tuvieron fuera de Tucumán con su sesión en video. La gente no se iba y forzó un bis, y cuando pedía “La parcha” (de Hay Daño en Casa), ellos siguieron sin hacer concesiones y salieron con otra del primero: “Toda la grela”.

¿Cuáles son las claves para entender este “éxito” de una banda de metal como la Senegal? ¿Es solo una banda de metal? ¿Tienen techo? Si bien las bandas invitadas pueden haber sumado algo en la venta de tickets, era la fecha de SGM. El costo de las entradas superaba lo que se paga por una banda under, incluso de cierto renombre, en este lugar u otros del circuito.

Quizás parte de la fidelidad de la gente pueda deberse al compromiso, el trabajo de la banda y su transparencia. Si son parte en Facebook de El Círculo de la Senegal, pueden acceder a posteos y videos donde cuentan cómo desarrollan los proyectos, tienen acceso a planillas con costos, pueden acceder a sus contactos de radio (hace años una agenda se vendía, aunque no lo crean) y así podríamos seguir.

Todo esto sin hits que suenen en las radios comerciales, sólo con el boca a boca (o link a link) de sus fans, pisando fuerte en cada paso, y sumando más gente en cada show, como éste donde duplicaron la convocatoria de su fecha porteña anterior, en octubre del año pasado.

“Estamos acá porque movimos el culo para venir”, dijo Raúl. Y sí, a mover el culo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *